/page/2
 – 

"de viajes y partidas"

arriver et partir,

tu es toujours le mÍme…

mais notre histoire va changer

parce que nous allons changer notre histoire

…la prochaine fois que nous nous rencontrerons 

no sos de esperar

pero si de entregar,

vertiginosa pompa

en zona de intercambio

And this is when i got to say “chao”,

but you look there like a dry flower.

And i can’t understand how you don’t getaway

And it’s crowded outside

of ones who just can water too.

no sos de esperar

pero si de entregar,

vertiginosa pompa

en zona de intercambio

(Source: sincaminos)

Una Caricia al alma. – Arpegie

Una caricia al alma, es como una caricia al alma.

(Source: sincaminos)

Beirut, Nantes.

From The Flying Club Cup Album. 

2007.

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 11.0px ‘Lucida Grande’}

Entre Caníbales

Una eternidad
espere este instante
y no lo dejare deslizar
en recuerdos quietos
ni en balas rasantes
que matan…

Ah… come de mi, come de mi carne
Ah… entre caníbales
Ah… tomate el tiempo en desmenuzarme
Ah… entre caníbales

Entre caníbales
el dolor es veneno, nena
y no lo sentirás hasta el fin.
Mientras te muevas lento
y jadees el nombre
que mata…

Ah… come de mi, come de mi carne
Ah… entre caníbales
Ah… tomate el tiempo en desmenuzarme
Ah… entre caníbales

Una eternidad
espere este instante

While My Guitar Gently Weeps / George Harrison

I LOOK AT YOU ALL
SEE THE LOVE THERE THAT´S SLEEPING
WHILE MY GUITAR GENTLY WEEPS

I LOOK AT THE FLOOR
AND I SEE IT NEEDS SWEEPING
STILL MY GUITAR GENTLY WEEPS

I DON´T KNOW WHY
NOBODY TOLD YOU
HOW TO UNFOLD YOUR LOVE
I DON´T KNOW HOW
SOMEONE CONTROLLED YOU
THEY BOUGHT AND SOLD YOU

I LOOK AT THE WORLD
AND I NOTICE IT´S TURNING
WHILE MY GUITAR GENTLY WEEPS

WITH EVERY MISTAKE
WE MUST SURELY BE LEARNING
STILL MY GUITAR GENTLY WEEPS

I DON´T KNOW HOW
YOU WERE DIVERTED
YOU WERE PERVERTED TOO
I DON´T KNOW HOW
YOU WERE INVERTED
NO ONE ALERTED YOU

I LOOK AT YOU ALL
SEE THE LOVE THERE THAT´S SLEEPING
WHILE MY GUITAR GENTLY WEEPS

LOOK AT YOU ALL
STILL MY GUITAR GENTLY WEEPS

Todo / Cientificos del Palo

Torres que se caen de a dos
cuando el guapo es el cagón
Todo lo que quiero es para vos

Perros que corren motos
Sueños que quedan cortos
Todo lo que tengo es para vos

Y el guerrero va una guerra más
El mismo camino, pero no el mismo guerrero

Maestro pizzero en Junín
Rockstar en Sarandí
Todo lo que sueño es para vos

Yo también tengo papás
y me cansé de buscarlos
No los vi hasta que aprendí a mirar

Dónde vos me quieras voy a estar
Siempre que me quieras voy a estar

Ludmila

Ludmila, Ludmila conozco tu puerta
no sé si estás despierta aún
mi amor Ludmila,
Ludmila golpeo en tu puerta
no sé si estás despierta aún
oh mi amor
Ludmila Ludmila yo veo en tus ojos
veo como un ancho mar
Ludmila penetro tu cuerpo
penetro como un más allá
Ludmila Ludmila
Ludmila Ludmila

Lisa / Gustavo Cerati / Amor Amarillo (1993)

Lisa tiene un amor de ultra mar 
Brilla en la oscuridad 
Su sabor a la primera vez 
Me hace volver aprender 
Don, don, don, 
Don, don, don, 
A respirar. 
Siempre fue divertido correr 
Dejar este mundo detrás 
Hoy la atsmósfera comprime sus pies. 
Ella en mi chica lunar, 
Don, don, don 
Don, don, don Letra de Lisa - Gustavo Cerati - sitiodeletras.com
Chica lunar. 
Mantarraya enséñame más 
Tu habilidad de nadar 
Ella es mi espejo y refleja lo que soy 
Suele ser duro aprender, 
Don, don, don, 
Don, don, don, 
A respirar. 
Cuando me hundo en el mar 
De la fertilidad 
Un silencio visual 
Es la fauna besar 
Reflejando el color del sol.

Movimiento: en su sentido más general, variación de un cuerpo en el tiempo y en el espacio. En su sentido más filosófico, movimiento equivale a cambio y devenir, tal como era entendida la palabra griega kinesis……

Movimiento: en su sentido más general, variación de un cuerpo en el tiempo y en el espacio. En su sentido más filosófico, movimiento equivale a cambio y devenir, tal como era entendida la palabra griega kinesis……

The last man on Earth sat in a room. There was a knock on the door.
by Fredric Brown

Continuidad de los Parques (Julio Cortazar)

Había empezado a leer la novela unos días antes. La abandonó por negocios urgentes, volvió a abrirla cuando regresaba en tren a la finca; se dejaba interesar lentamente por la trama, por el dibujo de los personajes. Esa tarde, después de escribir una carta a su apoderado y discutir con el mayordomo una cuestión de aparcerías volvió al libro en la tranquilidad del estudio que miraba hacia el parque de los robles. Arrellanado en su sillón favorito de espaldas a la puerta que lo hubiera molestado como una irritante posibilidad de intrusiones, dejó que su mano izquierda acariciara una y otra vez el terciopelo verde y se puso a leer los últimos capítulos. Su memoria retenía sin esfuerzo los nombres y las imágenes de los protagonistas; la ilusión novelesca lo ganó casi en seguida.     Gozaba del placer casi perverso de irse desgajando línea a línea de lo que lo rodeaba, y sentir a la vez que su cabeza descansaba cómodamente en el terciopelo del alto respaldo, que los cigarrillos seguían al alcance de la mano, que más allá de los ventanales danzaba el aire del atardecer bajo los robles. Palabra a palabra, absorbido por la sórdida disyuntiva de los héroes, dejándose ir hacia las imágenes que se concertaban y adquirían color y movimiento, fue testigo del último encuentro en la cabaña del monte. Primero entraba la mujer, recelosa; ahora llegaba el amante, lastimada la cara por el chicotazo de una rama. Admirablemente restallaba ella la sangre con sus besos, pero él rechazaba las caricias, no había venido para repetir las ceremonias de una pasión secreta, protegida por un mundo de hojas secas y senderos furtivos. El puñal se entibiaba contra su pecho, y debajo latía la libertad agazapada. Un diálogo anhelante corría por las páginas como un arroyo de serpientes, y se sentía que todo estaba decidido desde siempre. Hasta esas caricias que enredaban el cuerpo del amante como queriendo retenerlo y disuadirlo, dibujaban abominablemente la figura de otro cuerpo que era necesario destruir. Nada había sido olvidado: coartadas, azares, posibles errores. A partir de esa hora cada instante tenía su empleo minuciosamente atribuido. El doble repaso despiadado se interrumpía apenas para que una mano acariciara una mejilla. Empezaba a anochecer.
Sin mirarse ya, atados rígidamente a la tarea que los esperaba, se separaron en la puerta de la cabaña. Ella debía seguir por la senda que iba al norte. Desde la senda opuesta él se volvió un instante para verla correr con el pelo suelto. Corrió a su vez, parapetándose en los árboles y los setos, hasta distinguir en la bruma malva del crepúsculo la alameda que llevaba a la casa. Los perros no debían ladrar, y no ladraron. El mayordomo no estaría a esa hora, y no estaba. Subió los tres peldaños del porche y entró. Desde la sangre galopando en sus oídos le llegaban las palabras de la mujer: primero una sala azul, después una galería, una escalera alfombrada. En lo alto, dos puertas. Nadie en la primera habitación, nadie en la segunda. La puerta del salón, y entonces el puñal en la mano. la luz de los ventanales, el alto respaldo de un sillón de terciopelo verde, la cabeza del hombre en el sillón leyendo una novela.


simbiosis

me molesta que te molesteme

parece que te parece

me gusta que te guste

me desgasta que te desgaste

me parece que te parece

me gusta que te guste?

me basta que te baste

me enamora que te enamores (de mi)
me aburre que te aburra

me asusta (mucho) que te asuste

me asombra que te asombres

me escucho escuchandote


porq somos asi? nadie sabe?



shinichiro:
Squish on Flickr - Photo Sharing!
Siempre te gustaron los ratoncitos!

shinichiro:

Squish on Flickr - Photo Sharing!

Siempre te gustaron los ratoncitos!

Beirut, Nantes.

From The Flying Club Cup Album. 

2007.

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 11.0px ‘Lucida Grande’}

Entre Caníbales

Una eternidad
espere este instante
y no lo dejare deslizar
en recuerdos quietos
ni en balas rasantes
que matan…

Ah… come de mi, come de mi carne
Ah… entre caníbales
Ah… tomate el tiempo en desmenuzarme
Ah… entre caníbales

Entre caníbales
el dolor es veneno, nena
y no lo sentirás hasta el fin.
Mientras te muevas lento
y jadees el nombre
que mata…

Ah… come de mi, come de mi carne
Ah… entre caníbales
Ah… tomate el tiempo en desmenuzarme
Ah… entre caníbales

Una eternidad
espere este instante

do-nothing:

mfs:

the rolling stones

do-nothing:

mfs:

the rolling stones

While My Guitar Gently Weeps / George Harrison

I LOOK AT YOU ALL
SEE THE LOVE THERE THAT´S SLEEPING
WHILE MY GUITAR GENTLY WEEPS

I LOOK AT THE FLOOR
AND I SEE IT NEEDS SWEEPING
STILL MY GUITAR GENTLY WEEPS

I DON´T KNOW WHY
NOBODY TOLD YOU
HOW TO UNFOLD YOUR LOVE
I DON´T KNOW HOW
SOMEONE CONTROLLED YOU
THEY BOUGHT AND SOLD YOU

I LOOK AT THE WORLD
AND I NOTICE IT´S TURNING
WHILE MY GUITAR GENTLY WEEPS

WITH EVERY MISTAKE
WE MUST SURELY BE LEARNING
STILL MY GUITAR GENTLY WEEPS

I DON´T KNOW HOW
YOU WERE DIVERTED
YOU WERE PERVERTED TOO
I DON´T KNOW HOW
YOU WERE INVERTED
NO ONE ALERTED YOU

I LOOK AT YOU ALL
SEE THE LOVE THERE THAT´S SLEEPING
WHILE MY GUITAR GENTLY WEEPS

LOOK AT YOU ALL
STILL MY GUITAR GENTLY WEEPS

Todo / Cientificos del Palo

Torres que se caen de a dos
cuando el guapo es el cagón
Todo lo que quiero es para vos

Perros que corren motos
Sueños que quedan cortos
Todo lo que tengo es para vos

Y el guerrero va una guerra más
El mismo camino, pero no el mismo guerrero

Maestro pizzero en Junín
Rockstar en Sarandí
Todo lo que sueño es para vos

Yo también tengo papás
y me cansé de buscarlos
No los vi hasta que aprendí a mirar

Dónde vos me quieras voy a estar
Siempre que me quieras voy a estar

Ludmila

Ludmila, Ludmila conozco tu puerta
no sé si estás despierta aún
mi amor Ludmila,
Ludmila golpeo en tu puerta
no sé si estás despierta aún
oh mi amor
Ludmila Ludmila yo veo en tus ojos
veo como un ancho mar
Ludmila penetro tu cuerpo
penetro como un más allá
Ludmila Ludmila
Ludmila Ludmila

Lisa / Gustavo Cerati / Amor Amarillo (1993)

Lisa tiene un amor de ultra mar 
Brilla en la oscuridad 
Su sabor a la primera vez 
Me hace volver aprender 
Don, don, don, 
Don, don, don, 
A respirar. 
Siempre fue divertido correr 
Dejar este mundo detrás 
Hoy la atsmósfera comprime sus pies. 
Ella en mi chica lunar, 
Don, don, don 
Don, don, don Letra de Lisa - Gustavo Cerati - sitiodeletras.com
Chica lunar. 
Mantarraya enséñame más 
Tu habilidad de nadar 
Ella es mi espejo y refleja lo que soy 
Suele ser duro aprender, 
Don, don, don, 
Don, don, don, 
A respirar. 
Cuando me hundo en el mar 
De la fertilidad 
Un silencio visual 
Es la fauna besar 
Reflejando el color del sol.

Movimiento: en su sentido más general, variación de un cuerpo en el tiempo y en el espacio. En su sentido más filosófico, movimiento equivale a cambio y devenir, tal como era entendida la palabra griega kinesis……

Movimiento: en su sentido más general, variación de un cuerpo en el tiempo y en el espacio. En su sentido más filosófico, movimiento equivale a cambio y devenir, tal como era entendida la palabra griega kinesis……

The last man on Earth sat in a room. There was a knock on the door.
by Fredric Brown

Continuidad de los Parques (Julio Cortazar)

Había empezado a leer la novela unos días antes. La abandonó por negocios urgentes, volvió a abrirla cuando regresaba en tren a la finca; se dejaba interesar lentamente por la trama, por el dibujo de los personajes. Esa tarde, después de escribir una carta a su apoderado y discutir con el mayordomo una cuestión de aparcerías volvió al libro en la tranquilidad del estudio que miraba hacia el parque de los robles. Arrellanado en su sillón favorito de espaldas a la puerta que lo hubiera molestado como una irritante posibilidad de intrusiones, dejó que su mano izquierda acariciara una y otra vez el terciopelo verde y se puso a leer los últimos capítulos. Su memoria retenía sin esfuerzo los nombres y las imágenes de los protagonistas; la ilusión novelesca lo ganó casi en seguida.     Gozaba del placer casi perverso de irse desgajando línea a línea de lo que lo rodeaba, y sentir a la vez que su cabeza descansaba cómodamente en el terciopelo del alto respaldo, que los cigarrillos seguían al alcance de la mano, que más allá de los ventanales danzaba el aire del atardecer bajo los robles. Palabra a palabra, absorbido por la sórdida disyuntiva de los héroes, dejándose ir hacia las imágenes que se concertaban y adquirían color y movimiento, fue testigo del último encuentro en la cabaña del monte. Primero entraba la mujer, recelosa; ahora llegaba el amante, lastimada la cara por el chicotazo de una rama. Admirablemente restallaba ella la sangre con sus besos, pero él rechazaba las caricias, no había venido para repetir las ceremonias de una pasión secreta, protegida por un mundo de hojas secas y senderos furtivos. El puñal se entibiaba contra su pecho, y debajo latía la libertad agazapada. Un diálogo anhelante corría por las páginas como un arroyo de serpientes, y se sentía que todo estaba decidido desde siempre. Hasta esas caricias que enredaban el cuerpo del amante como queriendo retenerlo y disuadirlo, dibujaban abominablemente la figura de otro cuerpo que era necesario destruir. Nada había sido olvidado: coartadas, azares, posibles errores. A partir de esa hora cada instante tenía su empleo minuciosamente atribuido. El doble repaso despiadado se interrumpía apenas para que una mano acariciara una mejilla. Empezaba a anochecer.
Sin mirarse ya, atados rígidamente a la tarea que los esperaba, se separaron en la puerta de la cabaña. Ella debía seguir por la senda que iba al norte. Desde la senda opuesta él se volvió un instante para verla correr con el pelo suelto. Corrió a su vez, parapetándose en los árboles y los setos, hasta distinguir en la bruma malva del crepúsculo la alameda que llevaba a la casa. Los perros no debían ladrar, y no ladraron. El mayordomo no estaría a esa hora, y no estaba. Subió los tres peldaños del porche y entró. Desde la sangre galopando en sus oídos le llegaban las palabras de la mujer: primero una sala azul, después una galería, una escalera alfombrada. En lo alto, dos puertas. Nadie en la primera habitación, nadie en la segunda. La puerta del salón, y entonces el puñal en la mano. la luz de los ventanales, el alto respaldo de un sillón de terciopelo verde, la cabeza del hombre en el sillón leyendo una novela.


simbiosis

me molesta que te molesteme

parece que te parece

me gusta que te guste

me desgasta que te desgaste

me parece que te parece

me gusta que te guste?

me basta que te baste

me enamora que te enamores (de mi)
me aburre que te aburra

me asusta (mucho) que te asuste

me asombra que te asombres

me escucho escuchandote


porq somos asi? nadie sabe?



Beer or wine?

suyhnc:

alanajoy:

I can’t decide…
shinichiro:
Squish on Flickr - Photo Sharing!
Siempre te gustaron los ratoncitos!

shinichiro:

Squish on Flickr - Photo Sharing!

Siempre te gustaron los ratoncitos!

"de viajes y partidas"

arriver et partir,

tu es toujours le mÍme…

mais notre histoire va changer

parce que nous allons changer notre histoire

…la prochaine fois que nous nous rencontrerons 

no sos de esperar

pero si de entregar,

vertiginosa pompa

en zona de intercambio

And this is when i got to say “chao”,

but you look there like a dry flower.

And i can’t understand how you don’t getaway

And it’s crowded outside

of ones who just can water too.

no sos de esperar

pero si de entregar,

vertiginosa pompa

en zona de intercambio

(Source: sincaminos)

Una Caricia al alma. – Arpegie

Una caricia al alma, es como una caricia al alma.

(Source: sincaminos)

"The last man on Earth sat in a room. There was a knock on the door."
Continuidad de los Parques (Julio Cortazar)
simbiosis
Beer or wine?

About:

"en una tarde de terciopelos"

Following:

7h.
*
FML
sa